Fuerzas iraníes reprimen protestas

Manifestaciones a un año de la muerte de Mahsa Amini

IRÁN (Reuter).- Las fuerzas de seguridad iraníes reprimieron ayer las protestas en las zonas kurdas del país y detuvieron brevemente al padre de Mahsa Amini, un año después de que la muerte bajo custodia de la joven desencadenara algunos de los peores disturbios políticos en cuatro décadas.


Los medios de comunicación afines al Estado informaron de la detención de varios “contrarrevolucionarios” y “terroristas” en distintas ciudades iraníes y afirmaron que las fuerzas de seguridad habían frustrado complots para crear disturbios en torno a manifestaciones ilegales.
La muerte de Mahsa Amini, una joven kurda de 22 años detenida el año pasado por la policía de moralidad por incumplir supuestamente los códigos de vestimenta obligatorios, desencadenó meses de algunas de las mayores protestas contra el régimen clerical chií de la República Islámica jamás vistas y suscitó la condena internacional.


Al caer la noche de ayer, la fuerte presencia de las fuerzas de seguridad en las zonas iraníes de mayoría kurda parecía haber disuadido las concentraciones de protesta a gran escala, pero grupos de derechos humanos informaron de enfrentamientos esporádicos en varias zonas del país.
Videos publicados en redes sociales mostraban a personas congregadas en una avenida principal de la capital, Teherán, aclamando a una joven pareja de manifestantes mientras los conductores hacían sonar las bocinas de sus coches en señal de apoyo.

PUBLICIDAD


La agencia oficial de noticias IRNA informó que el fuego envolvió el pabellón de mujeres de la prisión de Qarchak, en la provincia de Teherán, antes de ser apagado después de que condenados que esperaban su ejecución prendieran fuego a sus ropas. No hubo víctimas.


La Red de Derechos Humanos del Kurdistán, que afirmó que el incidente estaba relacionado con las protestas, dijo que fuerzas especiales entraron en el pabellón, golpearon a las mujeres y dispararon balas de perdigones.


En otro incidente, el grupo de derechos humanos Hengaw afirmó que las fuerzas de seguridad abrieron fuego en la ciudad kurda de Mahabad, hiriendo al menos a una persona. También afirmó que varias personas resultaron heridas en la ciudad de Kermanshah, pero no hubo confirmación oficial de ninguno de los dos incidentes.


En Saqez, ciudad natal de Amini, en el noroeste de Irán, la agencia de noticias semioficial Fars informó que la Policía había herido de gravedad con una escopeta de perdigones a un hombre que “hizo caso omiso de una advertencia policial”. Según la agencia, el hombre estaba ingresado en cuidados intensivos tras ser sometido a una operación, pero no dio más detalles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *