Exigen custodios parar la construcción y autorizar más plazas

Trabajadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) exigieron detener la construcción del hotel a 10 kilómetros de la zona arqueológica de Calakmul, pues representa daños irreparables para la Reserva de la Biosfera y los vestigios arqueológicos, de lo contrario, suspenderían labores.


También demandaron la creación de más plazas para las zonas arqueológicas que integran los tramos 1, 2 y 7 de la obra del Tren Maya.


En representación de 79 empleados pertenecientes al Sindicato Nacional Democrático de Trabajadores de la Secretaría de Cultura (SNDTSC), un grupo de 20 integrantes se manifestó frente a la sede del INAH en Campeche, con pancartas en contra de la construcción del hotel a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), y parte de la obra del Tren Maya del Gobierno Federal.

PUBLICIDAD


Su dirigente, Pedro Samuel Dzul Moo, explicó que los encargados del proyecto justifican que se construye el hotel donde estaba la Central Chiclera de Bonfil, y por lo tanto, no representa daños.


Sin embargo, pobladores del ejido Conhuás indican lo contrario, la central quedaba a 20 kilómetros antes de llegar a la zona arqueológica de Calakmul, y el hotel se edifica a 10 kilómetros del mismo.


Ni la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) ni la Dirección General del INAH y la sede Campeche dan informes a los custodios de los trabajos que se llevan a cabo. Todo lo mantienen en secrecía, no muestran estudios de impacto ambiental que sustenten la autorización permitida para construir un hotel con más de 160 habitaciones.


Por lo que advirtieron que, de continuar la construcción del hotel, tomarán medidas como el cierre de los centros de trabajo, museos y zonas arqueológicas del INAH.


Por otra parte, pidieron a la Secretaría de Cultura (Secult) y al director general del INAH, Diego Prieto Hernández, la creación de más de 100 plazas, incluyendo los nombramientos para cubrir todos los centros de trabajo del INAH Campeche, previendo que aumentará la demanda de visitantes en las zonas arqueológicas y museos por el proyecto del Tren Maya.


A la fecha se cuenta con 79 trabajadores entre custodios, personal administrativo y divulgadores, entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *