Infierno, DIF de Escárcega

La presidenta Fernández de Lemus actúa como capataz

El DIF de Escárcega es un infierno. Unos trabajadores tienen privilegios y otros son humillados. Olvidan la sensibilidad que deberían tener en su trato a los ciudadanos, principalmente los más vulnerables.
Denunció lo anterior Patricia Domínguez Morales, gestora social de la colonia Fertimex.


Si el Ayuntamiento mantiene ineficiencias, el DIF está peor, porque su presidenta Alejandra Fernández de Lemus actúa como capataz. Quien no se someta a ella, paga caro las consecuencias.


Incluso, una de las hijas del alcalde Silvestre Lemus Orozco se encarga de cometer los atropellos como una forma de venganza a quien se atreva a incumplir las órdenes que dan, dijo.

PUBLICIDAD


Todo eso ocurre, porque Lemus Orozco mantiene miedo de poner orden para no contravenir a su esposa.
Los familiares de su esposa mantienen un férreo poder en la Administración, pues, también ellos resultan los principales beneficiados de los recursos públicos.


En más de un año, el DIF ha tenido, al menos, tres directores, porque nadie aguanta las actitudes de la presidenta y de sus hijas.


Eso es indigno y vergonzoso para los escarceguenses, pero, también refleja ineficiencia y desinterés por dar soluciones a las necesidades más apremiantes de las familias de escasos recursos.


De hecho, continuó, la gente que en realidad necesita ayuda, es relegada.


Actúan con irresponsabilidad los empleados, porque, asumen que, con los apoyos federales, la Administración Municipal no tiene por qué ayudar a los más necesitados. Debe investigarse a fondo, para poner fin a los atropellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *