CIUDAD DEL CARMEN UNO DE LOS 6 PUERTOS CON TRASIEGO DE DROGA

Los asesinatos de sicarios a carmelitas en la calles o saliendo de sus hogares, tienen en común estar conectados con el narcotráfico y la venta de droga.

Un reporte de inteligencia naval señala que los cárteles del narcotráfico concentran sus operaciones de trasiego de droga en seis puertos del país, cinco del Pacífico y uno del golfo de México, a donde llegan embarcaciones procedentes de Centro y Sudamérica, con carga oculta de diferentes formas.

Y es Manzanillo, Colima; Lázaro Cárdenas, Michoacán; Mazatlán, Sinaloa; Ensenada, Baja California; La Paz, Baja California Sur, y Ciudad del Carmen, Campeche, donde registran la mayor presencia de grupos de la delincuencia organizada, principalmente de los cárteles Jalisco Nueva Generación y de Sinaloa. La Secretaría de Marina, en coordinación con otras autoridades, decomisó 144 toneladas de drogas diversas en 22 de los 102 puertos de
ambos litorales del país. Alrededor de 80% del total del aseguramiento de drogas se realizó en el puerto de Mazatlán, uno de los más importantes.

Según el reporte de Inteligencia Naval, la operación de los grupos criminales en los puertos es constante, lo que puede dar pie a actos de corrupción con funcionarios y autoridades que podrían ser cooptados por los cárteles para extraer o cargar las drogas.

De acuerdo con el documento, a los mencionados puertos arriban embarcaciones provenientes de Colombia, Perú, Ecuador y Panamá con banderas de otras naciones, las cuales transportan drogas ocultas a través de diferentes métodos desarrollados por los criminales.

Ocultan la droga atando sumergibles pequeños a modo de torpedos cargados o incluso llegan a pegar al casco de las embarcaciones contenedores para transportar la mercancía ilícita.

Destaca los altos índices de violencia en estados costeros como Colima, Michoacán y Baja California, entre otros, por la lucha de los cárteles, que buscan controlar rutas de logística criminal, al ser estas entidades puntos estratégicos para el tráfico de cocaína y precursores químicos, como el fentanilo, para la elaboración de drogas sintéticas.

Fuente: La Jornada Maya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *