“El fantasma de Tinder”: el terrible secreto del hombre que siempre organizaba sus citas en lugares oscuros

El hombre de 43 años, acusado de abusar y robar a varias mujeres, utilizaba perfiles con fotos falsas y proponía a sus citas encontrarse en lugares totalmente oscuros; las convencía diciéndoles que era para mantener un contacto sensorial en el que incrementaban los sentidos 

Hoy en día es normal que las personas quieran encontrar el amor por medio de plataformas digitales. Tinder, la aplicación de citas, es una de las más usadas para conocer personas alrededor del mundo. Sin embargo, muchas veces este espacio se suele prestar para encuentros que no terminan bien.

Hace unos días la Policía Nacional de Madrid, España, detuvo a un hombre de 43 años acusado de abusar y robar a varias mujeres, entre los 35 y los 50 años, que había conocido por la aplicación de Tinder. Además, por su estrategia llegó a ser conocido como ‘el fantasma de Tinder’.

El arrestado utilizaba perfiles con fotos falsas y les proponía a sus citas encontrarse en lugares totalmente oscuros y para convencerlas les decía que era para mantener un contacto sensorial en el que incrementaban los sentidos y podían dejarse llevar. Según el medio español ‘El Mundo’, esto también lo hacía porque el señor tenía una enfermedad crónica en la piel que le afectaba la cara y también le servía para no ser identificado por sus víctimas.

Aun así, los investigadores de la Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) lograron identificar al presunto abusador. Según el mismo medio, al ser arrestado los agentes de la Policía le incautaron dos celulares en los que tenía más de 400 contactos registrados.

¿Cómo operaba?

Este hombre creaba un perfil falso con fotos de otras personas. Cuando hablaba con sus víctimas se ganaba su confianza y era muy insistente en programar una cita con determinadas condiciones pues todo debía estar completamente a oscuras, algo que las mujeres pensaban que se trataba de un juego.

Solía frecuentar lugares como hoteles o en las casas de las mujeres, nunca realizó estas citas en el municipio donde vivía o en su casa. Una vez ya estaban en la cita abusaba sexualmente de ellas y en algunas ocasiones hasta las agredía. Posteriormente, bloqueaba sus números de teléfono para que no pudieran contactarse o localizarlo.

Esta investigación inició desde el mes de febrero cuando una mujer denunció lo que le había pasado. Los agentes sospecharon que no podría tratarse de un caso aislado y tras una minuciosa investigación consiguieron localizar a otras dos víctimas.

La identificación del presunto autor de los hechos presentó una gran dificultad ya que ninguna de las víctimas llegó a ver su rostro. Para su arrestó la policía tuvo que establecer un dispositivo que los ayudó a conseguir su localización y detención en el municipio madrileño de Móstoles.

Hasta el momento la investigación sigue abierta, puesto que los investigadores no descartan que puedan existir más víctimas que no hayan denunciado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *