Mayas bloquearán paso a turistas a Chichén Itzá en protesta contra INAH

Comunidades mayas denuncian discriminación en la zona arqueológica de Chichén Itzá por parte de las autoridades.

Grupos indígenas de más de 14 comunidades aledañas a la zona arqueológica de Chichén Itzá, la más importante del sureste de México, se levantarán este 2 de enero en una lucha social para “recuperar” el sitio que anualmente recibe a millones de turistas de Asia, Europa, Norte y Latinoamérica.

“La comunidad maya del Oriente de Yucatán está cansada de la mafia que encabeza Marco Antonio Santos Ramírez, el director de la zona arqueológica de Chichén Itzá, que quiere destruir la cultura maya y evitar que trabajen en el sitio los indígenas”, reveló a EFE Arturo Ciau Puc, secretario de Asuntos Indígenas de Yucatán.

El mediador de la lucha social pacífica, que arrancará en el segundo día del año, explicó que los comisarios de Pisté y Xcalacoop, así como de otras zonas indígenas de la región “bloquearán carreteras para evitar que los turistas entren al sitio”, en el sureño estado mexicano de Yucatán.

“Los campesinos están cansados porque desde hace tres años enviaron un pliego petitorio y denuncias con pruebas al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador y al director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández para que resuelva el problema y nada, no hay respuesta”, abundó.

Ciau Puc detalló que el bloqueo será en la carretera federal Mérida-Valladolid y participarán ejidatarios, artesanos, guías de turistas y campesinos, a quienes, con prepotencia, les destruyen sus milpas.

En el caso de los campesinos, dijo,“argumentan que están cerca, a un lado, de la zona arqueológica de Chichén Itzá y no les permiten sembrar”.

“(Las autoridades) prohíben a vendedores, artesanos y guías de turismo hablar en maya, porque no entiende la lengua materna, ¡eso es terrible!, pero además quiere acabar con otras costumbres de Yucatán”, aseveró.

Un grupo de ejidatarios reveló a EFE que las autoridades de la zona arqueológica de día prohíben que se suban al Castillo de Chichén Itzá, pero que de madrugada cobran hasta 5 mil dólares para que turistas de diversas nacionalidades suban los 365 escalones, lo cual han documentado en fotos y “otro tipo de pruebas”.

“Sabemos que se cobra hasta 5 mil dólares para que el visitante tenga ese privilegio”, aseguraron.

“Todo esto ya lo saben las autoridades del INAH y el Presidente de México, a quienes hacemos un llamado de paz para que destituya a Marco Antonio Santos Ramírez y nos devuelvan Chichén Itzá, que nos devuelva nuestra cultura maya que nos quieren destruir”, expresó el grupo de campesinos que se prepara para el bloqueo de carreteras.

También se indicó que en el caso de guías de turistas que declinan pagar un porcentaje de ganancias, llegan hasta no permitir el paso de grupos de visitantes internacionales.

“Ya estamos cansados de agresiones verbales y la prepotencia, por eso nos levantamos en esta lucha social y pedimos que nos devuelvan Chichén Itzá, que es de los yucatecos”, reiteraron los líderes campesinos de Pisté, Xcalacoop, San Francisco, Kaua, Yaxunah y otras comunidades aledañas donde la mayoría de los habitantes solo hablan la lengua maya.

Se informó que más pueblos indígenas se integrarían a la lucha social por la recuperación de Chichén Itzá, incluso de otros sitios, como ejidatarios de Chablekal, que eran propietarios de la zona arqueológica de Dzibilchaltún.

Esta lucha social se registra a unos días de que autoridades del INAH y el gobierno de Yucatán dieran la bienvenida a 2.5 millones de visitantes.

El pasado 30 de diciembre se informó de que este 2022 Chichén Itzá se convirtió en el sitio más visitado de la República Mexicana.

(EFE)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *