Padres de familia temen llevar a sus hijos a clases


Ayer se llevó de manera formal el reinicio de las actividades escolares en los distintos niveles educativos en la isla, a través del Plan Estatal de Retorno a las Aulas; sin embargo, los padres de familia decidieron no llevar a sus hijos a las clases.

En un recorrido, se observó que la mayoría de las instituciones de nivel básico se encontraban cerradas y en algunas de ellas solo había docentes y algunos padres de familia para pedir informes.

Ante la contingencia sanitaria por el Covid-19 y la falta de vacunación a los menores de edad, muchos padres como Verónica Ortiz Suárez, afirmaron no sentirse cómodos con la idea del retorno a las clases presenciales, aún así consideraron que cuando pase la crisis epidemiológica o se controle se podrá regresar a las clases.

“Que las clases continúen en línea hasta que todos los menores sin excepción estén vacunados porque ante esta pandemia todos somos vulnerables, porque el problema es que como la mayoría de la gente no se ha vacunado, existe el riesgo de que continúen los contagios masivos y no se logre controlar la enfermedad”, señaló la madre de familia.

Por otra parte, Fátima Guadalupe de Dios Medina, aseguró que no llevó a sus hijos debido a que en la escuela donde estudia su hijo se están realizando adecuaciones para el servicio del agua potable, consideró que así como este plantel, otros más se encuentran en esta situación, por lo que los padres deberán analizar esto.

“Campeche no está preparado para las clases presenciales con las pésimas condiciones de las instalaciones de las escuelas, las autoridades solo dictaminan, pero no tienen acciones para favorecer la infraestructura de las escuelas, dotando de buenos sanitarios. Los salones pequeños con tanto alumnado sería un riesgo en estos momentos”, explicó.

Angel Herrera Cámara coincidió en que se requiere de una mejor infraestructura escolar, quien pidió a las autoridades realizar las adecuaciones necesarias, mientras tanto, dijo que no llevará a sus hijos a las clases.

“Si las instalaciones de las escuelas de todos los niveles educativos estuvieran en buenas condiciones, sería una luz verde para que puedan tener un aprendizaje mejor. Pero el 80 por ciento están en malas condiciones y ni agua tienen. A los directores no les interesa el bienestar de los alumnos y la Secretaría de Educación no les llama la atención”, agregó.

Fuente: Novedades Campeche

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *