Regreso a las aulas: La voz a los directivos


Está por demás decir que la actual pandemia ha significado incontables cambios en la manera en como se imparte la educación, un ejemplo de esto es que actualmente estamos experimentando un paulatino regreso a clases en toda la península: Campeche regresó a presenciales el 19 de abril de este año y Quintana Roo el lunes 27 de septiembre. ¿Y en Yucatán? Para darnos una idea, presentamos una de las tantas realidades que se experimentan en la ciudad de Mérida.

Nos ubicaremos en el caso de una escuela primaria particular de Mérida, en la cual tuvimos la oportunidad de escuchar a su directora relatarnos cómo ha experimentado la pandemia. Nos cuenta que por parte de los padres de familia muchos tuvieron que abandonar el ciclo escolar por no poder cubrir los gastos de colegiatura, algunos más llegaron con bastantes esfuerzos al pago de todo el año escolar; hubo quienes también se acercaron a las autoridades del plantel a fin de llegar a acuerdos que facilitaran la no salida de los niños del ciclo escolar y, finalmente, también hubo algunos que simplemente no volvieron a tener contacto con la escuela.

Conforme los meses avanzaron se fueron dando adaptaciones, no obstante, la situación en la escuela y la implementación de clases en línea se mantuvo estable. Al finalizar ese primer ciclo de manera virtual, las autoridades de la escuela se reunieron con el secretario de Educación de Yucatán para informarse sobre el “regreso a clases seguro”.

Las autoridades escolares refieren que la manera de ejercer en las escuelas primarias privadas es distinta a la manera de las primarias públicas; la principal diferencia radica en que en el sector privado la agencia casi total para gestionar situaciones como la pandemia, la mantienen ellos; mientras que las públicas dependen en gran medida de lo que se decida en la Secretaría de Educación. Esto permitió a la escuela continuar el actual año con las clases en línea.

Para julio del año 2021 las inscripciones al nuevo ciclo escolar empezaron a llegar de manera más consistente, por lo se convocó a una junta con el profesorado para expresar su propuesta de retorno a clases: las clases se mantendrían en línea por completo debido a la alta probabilidad de contagios que aún existe y no regresarían hasta estar en semáforo verde. Los profesores estuvieron de acuerdo con la propuesta y se pusieron manos a la obra, avisaron a los tutores y padres de familia sobre la decisión, mandaron una lista de útiles con sólo lo indispensable para aminorar los gastos de los padres y establecieron los horarios de clase. Las autoridades escolares optaron por otorgar total agencia a las familias sobre las decisiones concernientes a sus hijos, por ejemplo, estos elegirían seguir las listas de útiles de manera que les sea posible.

Para agosto se dio la noticia de un regreso a clases seguro y presencial, por lo que los padres de familia se preguntaban si habría algún cambio en la manera de impartir clases, por lo cual, las autoridades escolares convocaron a una nueva reunión. El escenario que se prevé es que en la temporada de invierno próximo los casos de enfermedades respiratorias vuelvan a dispararse, por lo cual se optó por no tomar riesgos: las necesidades de la escuela y del servicio educativo deben ser adaptadas a cualquier eventualidad y, por su puesto, no poner en riesgo a nadie.

Fuente: La Jornada Maya

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *